Saltar al contenido

Conociendo Sorrento, Italia

En Italia cada ciudad, por más pequeña que sea, tiene una historia que contar. Cada punto del mapa es un libro que lleva escribiéndose siglos y en el que han dejado su huella hombres y mujeres que han construido, desde su propia diversidad, lugares increíbles.

Así, rodeado de esa magia típicamente italiana, es Sorrento, la ciudad de los acantilados impactantes, de los atardeceres y de las vistas únicas. Según cuenta la leyenda, Sorrento debe su nombre a las sirenas, aquellos seres hermosos y cautivadores, mitad pez, mitad humano, que en los orígenes de la ciudad distraían a los marinos haciendo encallar sus naves contra las rocas de la costa. Una leyenda que se vuelve verosímil cuando uno se asoma a los miradores de la Marina Piccola donde los ojos se pierden en la belleza de un paisaje que parece sacado de un cuento de hadas.

Con sus 16.700 habitantes, Sorrento es una ciudad chica en tamaño pero grande en atractivos turísticos. Sus casitas de colores, sus puertos y sus aguas turquesas han sido durante siglos la inspiración de importantes artistas como dos de los mayores escritores que ha dado la historia: Goethe y Dickens. Asimismo ha visto nacer a celebridades italianas como el reconocido poeta Torquato Tasso que da nombre a su plaza principal. Caminar por el casco o ver el atardecer en el puerto son experiencias que permiten entender el porqué de la influencia de la ciudad en la creación artística de estos referentes.

Los orígenes de la ciudad son todavía inciertos aunque se cree que fue fundada por los ausones, uno de los más antiguos grupos étnicos de lo que hoy conocemos como Italia. A lo largo de su historia, Sorrento fue dominada por distintos pueblos como los bizantinos, normandos e inclusive fue invadida por musulmanes. En 1861, luego de la unificación del país, pasó a formar parte de la República Italiana. Ese recorrido de siglos es palpable en sus edificaciones y en cada calle de la ciudad que deja ver los vestigios de sus vidas pasadas.

Dónde está ubicada

Su ubicación estratégica en la región metropolitana de Nápoles ayuda mucho a despejar interrogantes sobre cómo organizar un viaje a Italia. Sorrento se sitúa en un punto perfecto para iniciar la recorrida por el sur del país ya que es la puerta de acceso a la costa amalfitana, una de las regiones más visitadas de toda Italia. De hecho, la ruta que conecta Sorrento y Amalfi es toda una experiencia en si misma ya que sorprende por sus impactantes vistas y su vertiginoso trazado a través de los acantilados más altos del Mediterráneo.

Además de su cercanía con la ciudad de Nápoles y Amalfi, Sorrento se encuentra a unos 40 minutos de la hermosa isla de Capri, sede vacacional desde los tiempos romanos, y a 30 minutos de la afamada Pompeya que guarda, como testimonio histórico invaluable, los restos de la ciudad devastada por la furia del volcán Vesubio que entrara en erupción en el siglo I d.C. Sin dudas vale la pena tomar ventaja de la cercanía con estos lugares de tremendo interés para dedicarle uno o dos días a recorrerlos.

Toda la ciudad se encuentra de cara al mar y su orientación hacia la Bahía de Nápoles regala a los visitantes maravillosas vistas del golfo de Nápoles y el Monte Vesubio. Su cercanía a varios polos turísticos importantes la convierte en también una ventaja a aprovechar al momento de buscar alojamiento ya que los precios son menores que en otras ciudades importantes de la región.

Clima

El clima en Sorrento y alrededores es cálido y templado. Durante el verano, la media va desde los 19°C de mínima a los 29°C de máxima por lo que resulta la mejor época del año para ir de visita. Sin embargo, hay que tener en cuenta que son estos los meses de temporada alta y la zona es muy turística durante el período estival por lo que quizá sea más difícil conseguir alojamiento. Además, los precios de los alquileres son un poco más altos que durante la temporada baja.

En invierno, por su parte, las temperaturas se mantienes entre los 6°C y los 13°C. Es importante tener en cuenta que en la región son muy frecuentes las lluvias en este período del año. A pesar de ello, ésta es también una buena época para quienes no disfruten tanto de las aglomeraciones de gente y tengan un presupuesto más acotado.

El tiempo en Sorrento impacta definitivamente en la apreciación que tendremos durante nuestra visita, pero tanto con frío como con calor, la ciudad ofrece siempre su mejor cara.

 ¿Qué hacer en Sorrento?

Sorrento es una ciudad pequeña pero con muchos atractivos que ofrecer al turista. Su paisaje de mar y montaña destaca por sus profundos barrancos atestados de plantaciones de cítricos. Como en toda esta zona de Italia, el limoncello es la bebida típica y se encuentra en abundancia y calidad. Es sin duda un trago que probar, pero… ¡cuidado!, más vale ser moderados ya que la graduación alcohólica suele rondar los 30 grados. Para conocer a fondo la cultura del limoncello y los cítricos en Sorrento, hay varias bodegas locales que ofrecen tours a los turistas ¡Súper recomendable!

Puertos

Sorrento no cuenta con playas como tal pero en sus puertos puede igualmente apreciarse el mar turquesa y alquilarse sillas y sombrillas para disfrutar maravillosos atardeceres. La Marina Grande es el puerto pesquero de la ciudad y su estructura tradicional es muy bonita y acogedora. La Marina Piccola, por su parte, cuenta con excelentes miradores y es una muy buena zona para buscar alojamiento ya que la oferta es abundante.

Centro

Las callejuelas del centro de Sorrento resultan ideales para largas caminatas. La Piazza Tasso es probablemente el punto neurálgico de la ciudad y posee una gran oferta de tiendas de recuerdos, bares y restaurantes típicos. Es en medio de todo estas edificaciones que se erige el Sedile Dominava, antigua sede de reuniones de la nobleza sorrentina que data del siglo XIV y que sorprende por su belleza y distinción.

Duomo

El Duomo o Catedral es sin dudas otro de los puntos que ver en Sorrento. Aunque la fachada fue construida en el siglo pasado, sus interiores son íntegramente del siglo XVI. Sus adornos son bellísimos y entre ellos destaca el altar de mármol utilizado por el obispo.

Otras atracciones turísticas

Otras atracciones interesantes son el Museo Correale que posee una colección de arte napolitano de los siglos XVII, XVIII y XIX y el Valle de los Molinos, un lugar no tan conocido de Sorrento pero que realmente vale la pena visitar. Se trata de un conjunto de molinos recientemente abandonados que han sido tomados por completo por la naturaleza. La exuberante vegetación, provocada por la humedad del valle, rodea por completo las edificaciones lo que da a las ruinas un aspecto intrigante y maravilloso.

Viajar es siempre una experiencia increíble y un viaje a Italia no podría estar completo sin pasar por Sorrento, una de las ciudades más lindas del país.

Nuestro Blog