Saltar al contenido

Positano: la gema de la divina costa

Cuenta la leyenda que alrededor del siglo XII, una embarcación que transportaba a un grupo de monjes benedictinos pasaba por la Costa Amalfitana. Llevaban a bordo una preciada carga: una imagen bizantina de la Virgen Negra con el Niño en su vientre. “Posa-Posa”, dijo una voz cuando pasaban frente a las costas de Positano, y el bote se detuvo abruptamente encallando con toda su tripulación en la playa. Así nació la ciudad y del “posa-posa” viene su nombre. Un pueblo elegido por la Virgen para allí quedarse, una tierra tan maravillosa que cualquiera que cruce por sus costas quedará para siempre hechizado.

Positano es, con perdón de Amalfi, el pueblo más representativo de la Costa Amalfitana. Su construcción vertical crea la ilusión de ver una ciudad tallada sobre la montaña y es, seguramente, la imagen más icónica de la región. Una cascada artificial compuesta por casas de colores derramándose por la ladera de una colina y culminando en un mar azul como el cielo. Positano es una obra de arte que podríamos observar horas y horas sin cansarnos por lo que muchos la llaman “la gema de la divina costa”.

¿Qué se puede hacer en Positano?

Conocido también como “el pueblo de las escaleras”, Positano es una ciudad literalmente construida en la ladera de la montaña. Las vistas desde las ciudades vecinas son tan maravillosas como la experiencia de recorrer sus calles a pie. Sus estrechos callejones dibujan senderos por los que vale la pena perderse. Las casas, pegadas entre sí, están pintadas de colores pasteles lo que genera una postal única y muy representativa de la zona.

Iglesia de Santa María Assunta
En la plaza principal se encuentra la Iglesia de Santa María Assunta, famosa por su impresionante cúpula revestida de mayólicas de colores y donde se preservan varios iconos bizantinos. Entre ellos, destaca la imagen de la Madonna Nera con Bambino, pintada sobre una tabla de cedro de Bizancio. El interior está compuesto de tres naves decoradas en estuco y oro, enmarcadas con capiteles jónicos y querubines alados observando desde lo alto de cada arco. Saliendo de la Iglesia, el campanario del siglo XVIII complementa la maravillosa edificación.
Torres Sarracenas
Las llamadas “Torres Sarracenas” son otro punto de interés muy visitado en Positano y una huella tangible de la dominación musulmana en la región. Fueron construidas en la edad media para proteger la ciudad de los ataques de sarracenos y piratas y desde su posición estratégica dominan la costa y la bahía.

Positano invita a caminar, a tomarse el tiempo para recorrer sus numerosas tiendas y boutiques que han impuesto un estilo único conocido en todo el mundo. Allí pueden encontrarse una enorme variedad de diseños coloridos, desde atuendos playeros hasta ropa de gala como los característicos trajes de novia. Las sandalias hechas a medida son una de las especialidades de los hábiles artesanos locales que son capaces de confeccionarlas en minutos. En los mercados también pueden encontrarse las tradicionales cerámicas multicolores, pinturas de artistas locales y una enorme variedad de productos típicos regionales.

Playas

Cientos de escalones después, se llega a las playas de Positano. La Spiaggia di Fornillo (Playa de Fornillo) es la que más desafíos presenta para llegar ya que para descender a sus costas hay que recorrer una larga escalera. Sin embargo, el esfuerzo vale la pena ya que las vistas desde allí son impresionantes.

La Spiaggia Grande (Playa Grande) es la más visitada de la ciudad. Desde su puerto parten todas las excursiones por la zona, incluido el tour en barco hasta la Isla de Capri. Tiene una particularidad que la vuelve especialmente popular entre los turistas: es de las pocas playas de la Costa Amalfitana que tiene arena en lugar de piedras y su color oscuro es realmente llamativo. Las vistas del mar azul delante y de la ciudad encastrada en la colina detrás son realmente cautivantes.

Otras playas a las que puede accederse por mar son las de La Porta, Arienzo y San Pietro Laurito que ofrecen rincones de profunda tranquilidad y armonía con la naturaleza.

Otros tours y excursiones

Positano también ofrece opciones para los amantes del senderismo. Bajando desde la zona de Bomerano, el llamado “Sendero de los Dioses” es un camino panorámico de unos 7 km sobre el acantilado. Las vistas son fantásticas y el recorrido total se completa en unas 3 horas y media a ritmo medio.

Un imperdible si se cuenta con tiempo es la visita al Archipiélago de las Sirenuse (conocido también como Li Galli). Ubicado a pocas millas de la costa de Positano está compuesto de tres islas rocosas y aisladas: el Gallo Lungo, la Rotonda y el Castelluccio. Entre otras cosas, son famosas por ser hogar, según las leyendas, de las Sirenas y de ahí toma su nombre. Estas figuras míticas atraían a los marinos con sus cantos haciéndolos naufragar en sus costas.  Es mágico ver como ese poder hipnótico puede percibirse al acercarse al archipiélago.

Por último, otras excursiones recomendables son las que se dirigen a las sugestivas zonas de los Montes Lattari, como Montepertuso donde se dice que apareció la Virgen en una cueva en la montaña. Para los que todavía tengan fuerzas para seguir subiendo escaleras, luego de 1700 peldaños se llega a Nocelle desde donde también puede seguirse el “Sendero de los Dioses”.

Cómo llegar a Positano

Moverse en la Costa Amalfitana es relativamente sencillo ya que existen numerosas opciones. Desde Nápoles, Sorrento o Salerno se puede ir a Positano.

Bus
En autobús en la línea SITA BUS que ofrece tarifas accesibles y tickets con validez por 24 horas lo que permite ir subiendo y bajando en todos los pueblos de la costa. Es muy recomendable para viajeros que buscan conocer varias ciudades en poco tiempo.
Por Mar
Otra opción para llegar a Positano es por mar. Hay varias líneas de ferries que conectan las principales ciudades de la Costa Amalfitana. Hay que tener en cuenta que en temporada baja hay muchas rutas que no se encuentran disponibles. Asimismo, si el mar está agitado o el clima no es bueno suelen suspenderse ciertos trayectos. Lo recomendable es adquirir el ticket directamente en las taquillas del puerto para evitar imprevistos.
En Auto
Por último, puede llegarse en coche por la famosa carretera SS163 que recorre toda la Costa Amalfitana. Sus estrechos caminos y su trazado al borde del acantilado la vuelven una ruta que impone respeto pero las vistas son impresionantes y vale la pena recorrerla.